Selección y Diseño de Áreas Prioritarias de Conservación de la Biodiversidad mediante Sinecología

Inventario y modelización predictiva de la distribución de los escarabeidos coprófagos (Coleoptera, Scarabaeoidea) de Madrid

El desarrollo acelerado de la civilización humana durante el siglo XX conlleva graves efectos colaterales. Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la humanidad, si no el mayor, es el rápido deterioro ecológico del planeta; enumerar las agresiones que sufre el medio natural ocuparía con toda seguridad muchas veces la extensión de este trabajo.

Entre otros, el funcionamiento de la biosfera se ha deteriorado local y globalmente, poniendo en peligro la pervivencia natural de las condiciones propicias para la vida de la propia humanidad (Connelly 1989, Connelly y Lilker 1989, Bramante 1991, Steffen et al. 2003). Afortunadamente para la pervivencia de nuestra especie, uno de los mayores logros de la carrera espacial ha sido la posibilidad de contemplar la Tierra desde el exterior. Como los antiguos dioses de las mitologías griega y romana, el hombre de la segunda mitad del siglo XX ha sido capaz de contemplar la belleza y fragilidad del planeta solitario en el que vive, lo que ha posibilitado la aparición del concepto de globalidad en nuestro pensamiento moderno. Teorías como la de Gaia (Lovelock 1979, 1988, Soulé 1988), que hace cien años habrían parecido sueños de algún escritor romántico fumador de opio, comienzan hoy en día a formar parte de la vida cotidiana, tanto de la comunidad científica, como del conjunto de la sociedad. Poco a poco, la conciencia de que necesitamos preservar las condiciones compatibles con la vida humana (ver Gorshkov et al. 2004), ha salido del pequeño círculo de científicos y ecologistas, y se ha extendido a otros ámbitos de la sociedad, como la política, los medios de comunicación o la educación.

VIEW PDF